Sexo y embarazo

Corre riesgo el embarazo al tener relaciones sexuales; se puede perjudicar al bebé? Cómo se puede sexo durante el embarazo y disfrutar de él sin esos temores que aparecen en la pareja?

En primer lugar, el obstetra será el encargado de prevenir en el caso que hubiese algún impedimento. Y es a él a quien se le debe consultar ante cualquier duda. Lo que sucede es que generalmente por pudor o vaya a saber por qué la embarazada, vaya sola o acompañada a la consulta con el médico, no pregunta sobre ese tema.

En un embarazo normal no existe impedimento alguno para que la pareja mantenga relaciones sexuales.

Cada persona vive su sexualidad de manera diferente y el embarazo potencia todo aquello que era habitual en la vida de la pareja. Es decir que si antes del embarazo el sexo ocupaba un lugar preferencial en la pareja, durante el mismo seguirá ocupando ese lugar y la mujer se sentirá aún más sexy y con más deseos de hacer el amor.

En cambio, si la pareja disfrutó más con otras actividades, seguramente lo seguirá haciendo estando embarazada.

Cabe destacar que el deseo sexual y el goce varían mucho durante el embarazo.

Durante el primer trimestre, debido a los cambios hormonales, malestares y demás, el interés sexual por parte de la mujer sufre una declinación.

En el segundo trimestre generalmente, existe un incremento de dicho deseo y en el tercer trimestre, debido a la panza más prominente, o por el peso o por los movimientos del bebé, el deseo vuelve a decaer.

Pero cada mujer es única, es decir que a toda embarazada le pueden ocurrir diferentes cosas.
Puede suceder que al tener relaciones sexuales estando embarazada la mujer lo sienta mucho más placentero y agradable que antes de su embarazo.
Hace años la mujer dejaba de lado el sexo al quedar embarazada, como si maternidad y goce sexual no fueran compatibles.

Salvo prescripción médica la pareja embarazada puede tener sexo hasta poco antes de nacer el bebé. Una buena sexualidad en esta etapa es sumamente importante para el entendimiento de la pareja, así también como para la autoestima de sus integrantes.
Es importante entender que no tiene que existir un cambio radical entre una mujer con características propias y la que pronto se convertirá en madre.

Es sabido que la maternidad cambia la vida de la pareja, pero esto no significa que la mujer deba convertirse en una persona diferente. A todos los seres humanos nos cuesta entender la sexualidad de los padres y hasta algunos hombres pueden sentir culpa por tener relaciones con una madre. Es la mujer la que le debe dar confianza y demostrarle que ella sigue siendo mujer.

 

Lic. Beatriz Goldberg
Psicóloga
www.beatrizgoldberg.com.ar